Menú Cerrar
MENÚ LA TIZNÁ

La Tizná, donde lo ecológico, el sabor y la responsabilidad social se dan la mano

La Asociación Ecovalia y CAAE han ofrecido un almuerzo a periodistas de medios andaluces en La Tizná

Sostenibilidad ambiental y social. Así se podría definir La Tizná, el segundo establecimiento de restauración con certificación ecológica de la ciudad de Sevilla, regentado por María Ángeles Muñoz y José Antonio Barragán. Nuestra compañera Concha Cabrera se ha adentrado en sus fogones y ha degustado la exquisita oferta gastronómica de esta tienda-restaurante. La Tizná es más que un restaurante. Es una casa, porque así es como te sientes al entrar. El olor de los pucheros, los guisos, las frutas y verduras frescas, la masa madre del pan, los quesos, vinos y postres… te dejan completamente extasiado. Esas y muchas más ambrosías forman parte de los ingredientes que utilizan en este local, todos por supuesto ecológicos, además de frescos y de temporada. ¡Ah! Y saludables, ya que aquí no encontrarás fritos ni otras formas de elaborar los platos que no sean sanas.

La copropietaria de La Tizná, María Ángeles Muñoz, con una amplia trayectoria en el mundo de la cocina, la hostelería y la consultoría gastronómica, además de formación en nutrición, aporta un dato todavía más importante si cabe y que marca la diferencia. La Tizná es un lugar responsable no solo desde el punto de vista medioambiental, sino que su compromiso va más allá. En este restaurante se priorizan las condiciones laborales dignas.

Para dar a conocer todas estas bondades, este jueves, la Asociación Ecovalia y CAAE, Comité Andaluz de Agricultura Ecológica, que se encarga de las certificaciones, ha ofrecido un almuerzo a periodistas de medios andaluces. Y ahí ha estado EMA-RTV y la Onda Local de Andalucía . Ha sido el televisivo chef andaluz Enrique Sánchez, o como todo el mundo lo conoce, el cocinero de Canal Sur, quien ha recibido a los comensales con una demostración en directo de lo que sería el entrante de la comida. Nos delitaba con un exquisito tartar de tomate que bien podría ser un pase directo al paraíso. Antes de eso, atendía nuestros micrófonos y nos comentaba el orgullo de ser de una tierra líder en producción ecológica y que cada vez tenga más cabida.

En La Tizná siempre prima la cercanía y la calidad. Cualidades que no solo se aplican a los ingredientes, también al trato del personal. En cuanto a los productos utilizados en esta casa de comidas ecológica, la copropietaria María Ángeles Muñoz, ensalza su frescura, su procedencia y su sostenibilidad.

Para el chef invitado, Enrique Sánchez, poco a poco se van conquistando batallas que hace años parecían inalcanzables. Eso sí, a pesar de que cada vez más superficies comerciales cuentan con oferta ecológica, la presencia de estos productos en la restauración está todavía muy lejos de ser la ideal.

Por eso precisamente, desde Ecovalia trabajan para la difusión de las bondades de la producción y los ingredientes ecológicos, que son muchos y muy diversos. La directora de Internacional de la Asociciación, Évelin Alcázar, explica que están inmersos en una campaña europea para promocionarlos y que crezca así la demanda de los consumidores.

Dentro de ese trabajo de promoción se enmarca el almuerzo periodístico en La Tizná, donde no faltaron las verduras frescas en forma de aliños andaluces, el cuchareo con un guiso de alubias con calabaza, platos de toda la vida como unos huevos rotos con patatas y berenjenas, o una buena carne ecológica de cerdo a baja temperatura que, por muy poco espacio que quedaba ya en el saque, no quedó nada de ella sobre la cerámica. Y, para rematar, (yo creo que el estómago tiene un hueco aparte para el postre), llegó el éxtasis final con un tocino de cielo que, como su nombre indica, nos hizo alcanzar las estrellas a través del paladar.

CRÓNICA CONCHA CABRERA LA TIZNÁ

Reproducir

Compartir

Relacionado