Menú Cerrar
iconica 240617

Danna Paola, Taburete y Álvaro de Luna inundan de “buen” rollo el Icónica Fest

Primera edición del festival El Rollo de Scalpers, de la mano de Icónica Santalucía Fest, en colaboración con la marca de ropa sevillana

La Plaza de España de Sevilla ha albergado este sábado una nueva jornada cargada de ritmo, con la participación de diversos artistas en un solo evento. Una cita imperdible para los amantes de la música y la moda, con un gran carácter internacional. Varias han sido las actividades que el público ha podido disfrutar a lo largo del evento: Scalpers preparó una feria con varios retos y desafíos que premiaban a los participantes con merchandising, palomitas, helados y algodón de azúcar. La inigualable estampa del Parque María Luisa contó con decenas de actividades. Pudimos hacer la puesta a punto para la Bresh, la fiesta más linda del mundo, con el maquillaje que ofrecía la organización con un montón de purpurina y brillo facial. Varias cámaras instantáneas repartidas a lo largo y ancho del recinto permitían inmortalizar ese momento. Los más jóvenes tuvieron la oportunidad de ver de cerca e incluso conocer a decenas de influencers que asistieron al evento, en una noche donde la moda y los outfits de los tiktokers no pasaron desapercibido.

El Rollo by Scalpers es un festival que ha traspasado fronteras. Despegando desde México, la cantante Danna Paola, daba inicio a la jornada en la presentación de su último disco, Childstar. Un gran despliegue de medios marcó la actuación de la artista, quien estuvo respaldada por más de diez bailarines. Una puesta en escena de varios niveles, que junto al juego de luces, simulaban una montaña. Un día especial para Danna Paola, pues afirmó que es la primera vez que actuaba en Sevilla, y el público hispalense se encargó de que la mexicana no olvide nunca su paso por la capital andaluza. Comenzó la actuación con su aclamada canción Mala fama, su reconocible y potente voz impresionó a los presentes. La fuerte conexión con los asistentes se palpaba en cada interacción con el público. El tema XT4S1S culminó la actuación de la intérprete en un incansable despliegue de baile y espectáculo.

Taburete tuvo el peso de continuar con el buen sabor de boca que había dejado Danna Paola. Sin embargo, el grupo madrileño logró estar a la altura. Una puesta en escena más comedida. La voz de Willy, junto a la guitarra de Antón, fueron los grandes protagonistas de la noche. El grupo hizo un repaso a las canciones más populares de su extensa discografía. El público, por su parte, hizo lo suyo coreando cada uno de sus temas, con especial hincapié en Sirenas, que más que una canción, se convirtió en un himno. Un enérgico Willy, y la destacable predisposición del público por pasarlo bien, se hizo palpable a lo largo de toda la actuación, y Taburete se despidió una vez más de Sevilla, entre vítores.

La Plaza de España fue testigo del regreso de uno de los artistas sevillanos más destacados del momento, Álvaro de Luna. Emocionado, recordaba cómo hace pocos años trabajaba en un bar cerca de Puerta de Jerez. Ahora, afirmó que le parecía increíble poder actuar en un lugar tan emblemático que abarca tantos recuerdos para él. Ese entusiasmo con el que el cantante interpretaba sobre el escenario, se trasladó directamente a toda la plaza. Portarte mal, Levantaremos al sol, y hasta Tenía tanto que darte de Nena Daconte, fueron algunas de las canciones que más hicieron saltar a las miles de personas asistentes. El colofón final, al ritmo de Juramento eterno de sal, puso patas arriba a la Plaza de España. El artista quiso sentir de cerca al público, tanto así, que desde el inicio, bajó del escenario y la entonó junto a sus seguidores. Recorrió de un lado a otro la pista, y hasta repitió varias veces el más que popular estribillo de la canción junto a los suyos. Sin duda, una noche muy especial para Álvaro de Luna y sus fans.

Por si fuese poco, tras las tres primeras actuaciones, la Fiesta argentina Bresh puso un broche icónico a una noche frenética. En tan sólo unos minutos, la Plaza de España se tiñó de rosa. Flores y margaritas de grandes dimensiones, osos hasta arriba de brillo y purpurina, flanqueados por dos patos rosas gigantes, cambiaron por completo el escenario. “Arriba todo el mundo, esto es una fiesta”, animaba la DJ a todos los asistentes a acceder al Front Stage y vivir desde cerca la fiesta más linda del mundo. Desde el inicio, como bien transmitió la maestra de ceremonias, podíamos esperar la sensación de “buen rollo”, que hace honor al festival. Ese «buenrollismo», se iba a vivir una vez más, a cargo del equipo de la Bresh. Para sorpresa de algunos, la sesión iniciaba con la reconocible voz de Freddie Mercury acapella entonando el tema que a tantas generaciones ha marcado Don’t Stop Me Now, que daba paso a otros himnos del reguetón y música electrónica. Parte del público pudo también acceder sobre las tablas del escenario, donde se montó un pequeño guateque alrededor de la mesa de mezclas. Todo ello, junto a un equipo de animación eléctrico. Un cóctel perfecto para disfrutar de la fiesta más viral e inclusiva en la escena de las discotecas reguetoneras.

Compartir

Relacionado